Disco 13: Manuel M. Ponce: Música para piano - Jorge Federico Osorio - 1995 - PRODISC / ASV


Rápidamente aquí está la recomendación discográfica del día de ayer. Me sigo atrasando de vez en cuando por falta de alicientes. Ya platicaré al respecto en mi siguiente entrada. Por lo pronto, resulta que a veces a los mexicanos se nos olvida que hemos tenido a grandes compositores en el siglo XX. Tú, estimado lector, podrás nombrar a tus favoritos pero para mi son dos los gigantes; Revueltas y Ponce. ¿Dónde quedó Chavez? Sin lugar a duda se puede ubicar ahí también aunque a algunos nos molesta continuamente su oficialismo. Si Revueltas fue un genio espontáneo, Ponce es el compositor postromántico, atmosférico, impresionista, patriota que todo país mereció tener. Inglaterra tuvo a su Vaughan Williams, Holst o Butterworth. Francia a su Ravel, Dukas, Roussel, Severac, etc. España a su Granados. Los checos tuvieron a Novak o Suk. México tuvo a su Ponce.

Internacionalmente Ponce es reconocido por toda la producción que destinó a la guitarra y que forma parte importante del repertorio de este instrumento. Pero es injusto dejar de lado excepcionales páginas de música de cámara, canciones y sus trabajos sinfónicos de entre los que destacan el concierto del sur, el concierto para violín, Ferial, Chapultepec e Instantáneas Mexicanas. ¿Y dónde queda su producción pianística? Fiel retrato de su desarrollo como artista, su música para piano es junto con la producción de Ricardo Castro lo mejor del piano mexicano. Si el punto de partida en obras como las 23 mazurcas, romanza de amor o la gavota es Chopin, podemos reconocer rasgos impresionistas y personales en la Balada Mexicana, Preludio y fuga sobre un tema de Handel, Tema mexicano variado, Scherzino mexicano, intermezzo o la rapsodia cubana. Música de tal refinamiento, tristeza y encanto debería de escucharse más. Si hay pianistas que dedican su tiempo a tocar todo Satie definitivamente hay un espacio también para Ponce cuyos mejores trabajos están entre lo más relevante del piano de su época.

Jorge Federico Osorio (al que he tenido el privilegio de entrevistar en una ocasión), el decano de los pianistas mexicanos y sin lugar a duda uno de los músicos más fascinantes que haya dado México ha grabado una recopilación de lo más relevante de la obra pianística de Ponce. Sus interpretaciones revelan ese toque prístino, lucidez estructural y color atmosférico que lo caracterizan. Elegancia y proporción sin sobre interpretar la amargura de ciertas páginas. Hay que escuchar el piano de Ponce.

Comentarios