Disco 12: Felix Mendelssohn - Paulus Op.36 - Juliane Banse - Michael Schade - Andreas Schmidt - Helmuth Rilling - Gachinger Kantorei - 1994 - Hänssler


Los enemigos de Felix Mendelssohn, a lo largo de la historia, lo han tildado de ligero, hipócrita, burgués, conformista, superficial y música judía (esto último cortesía del “gran” Wagner). Quizá su preparación exhaustiva en diversos ámbitos (un verdadero hombre del renacimiento), seguridad y disciplina de trabajo enojaron y fastidiaron a diversos contemporáneos. Quizá la predilección del público victoriano por su música cansó a más de uno. A pesar de lo anterior pocos compositores han podido desarrollar una paleta individual tan fácil de reconocer como Mendelssohn. Su música pudo haber sido imitada pero el original permaneció inalcanzable. Mendelssohn se regía por las formas clásicas dejando que se tiñeran de ciertas borrascas románticas sin llegar al paroxismo. Su admiración por la música del pasado y la asimilación de esta en su estilo ha sido vista como ligereza, no hay nada más injusto jamás achacado a un compositor de primera línea salvo a Saint-Saëns (más o menos del mismo corte que Mendelssohn) y Gounod(en la ópera).

De entre los dos grandes oratorios de Mendelssohn San Pablo opus 36 siempre ha sido visto como el hermano menor de “Elias”. En la actualidad tal parece que la suerte de este oratorio va en aumento lo cual no tendría que ser de otra forma ya que su fuerza dramática(en gran medida ocasionada por la fuerza de su personaje central) supera en ocasiones a la de Elías que en algunos momentos se presenta como más contemplativo. De cualquier forma la comparación de uno u otro no debe de servir para demeritar su calidad. El libreto del oratorio fue escrito por Mendelssohn y su amigo el pastor Julius Schubring. Pasajes de las cartas de los apóstoles así como del antiguo testamento están conjuntados por algunos corales a la usanza de Johann Sebastian Bach. La estructura de la obra es en dos partes, la primera relata el martirio de San Esteban y la conversión de San Pablo. La segunda habla de la misión de Pablo y Barnabás, la persecución de Pablo , la partida de Efeso y su gloria final. La orquestación es nutrida y de gran efecto, a pesar de lo anterior es impresionante la lucidez clásica de Mendelssohn.

La mejor grabación es también la más fácil de conseguir y la más económica; Helmuth Rilling a cargo de las fuerzas corales de Stuttgart, el coro de cámara de Praga y la Filarmónica Checa logra una lectura sublime de gran calidez en los recitativos y de una rara unidad conseguida en gran medida por un pulso seguro y dramático así como una lucidez de las texturas corales. Ayuda mucho el profundo Pablo del barítono Andreas Schmidt de voz meliflua y colorido “liderístico”. Juliane Banse canta con su soprano ligero y solvente su partitura y Michael Schade presta una voz lírica de notable expresividad a sus diversos solos. Hay que destacar momentos como el coro “Mache dich auf!”, la furiosa aria de Pablo “Vertilge sie”, el aria para soprano “Jerusalem!” y el conmovedor dueto para bajo y tenor “Denn also hat”. Hoy “Paulus” puede ser apreciado como una de las grandes obras sacras del XIX. ¡A escucharlo!

Comentarios