Una gala con lo mejor del arte vocal de Monterrey

El jueves 6 de Septiembre de 2007 se presentó en el terrible Teatro de la Ciudad una gala vocal que reunió a algunos de los más distinguidos cantantes operísticos de la Ciudad de Monterrey. El evento se llevó a cabo a beneficio del Hospital Universitario. Lo bueno es que se vendieron las 1,500 localidades a precios exorbitantes. Lo malo es que se reunió menos de un cuarto de capacidad de público. Esto último es sintomático de cuando en Monterrey se regala la cultura; las personas no asisten a los eventos. En mayor medida la gala estaba destinada a los doctores. Esto muestra que o los doctores de Monterrey no son tan amantes de la música de arte como se pensaba o estaban muy ocupados en intervenciones quirúrgicas y consultas.

En contraste a la pobre asistencia la gala fue un éxito indiscutible, sobretodo por las intervenciones vocales. Al ser este evento de la Universidad Autónoma de Nuevo León no podía faltar la presentación de la máxima orquesta de nuestra ciudad. La OSUANL estuvo dirigida desde el podio por su titular Félix Carrasco quien de nueva cuenta tuvo a su ensamble listo para interpretar ópera pero sin demostrar las lecturas un conocimiento operístico sobresaliente.

A juzgar por las interpretaciones Carrasco tiene una mayor afinidad por el belcanto que por Mozart y el repertorio francés. La obertura del Don Pasquale de Donizetti fue vital y sin aliento. En contraste su Mozart sonó estólido y soporífero en la obertura de Don Giovanni, carente de un contraste de tiempo marcado entre la primera y segunda parte de la obra. De igual forma la obertura de Carmen fue una réplica exacta de cuando dirigió ésta ópera unas semanas atrás; una interpretación vertiginosa, anti-hispánica, en piloto automático. El Intermezzo de Cavalleria Rusticana poseyó en cambio una amplitud expresiva gratificante.

Pero una gala vocal sobrevive o muere por las voces. En este caso los máximos palmares deben de destinarse a Ivet Perez, la soprano regiomontana-sonorense mostró un instrumento impecable de timbre individual y una oscuridad seductora. Su voz se encuentra en la línea soprano/mezzosoprano lo que históricamente puede ser considerado como una falcon. Fue la voz que corrió sin algún problema en la seca acústica del Teatro de la Ciudad. Su la Ci darem la mano al lado de Raymundo Lobo provocó que éste último mostrara al máximo sus dotes de seductor. Lobo matizó un instrumento que a veces puede sonar un poco tremolo pero aquí adquirió características de gran belleza.

Pérez conquisto con su "Una voce poco fa" y me dejó con ganas de escucharle la Rosina completa ya que el temperamento vivaz y pícaro del personaje le quedan bien a su encantadora personalidad escénica. En contraste el dueto de la flor de Lakme (Leo Delibes) el cual cantó al lado de Yvonne Garza creció en efecto al mantener una postura completamente discreta en el escenario. Yvonne Garza cantó la parte de soprano de éste dueto y la belleza de su timbre de soprano lírico se conjuntó bien al lado del de Pérez. La interpretación que realizó Garza del "Casta diva" de Norma no me sedujo del todo pese a que la batuta de Carrasco, en éste caso fue atmosférica y delicada. En parte fue por un vibrato ligeramente pronunciado de parte de Yvonne en el registro alto. A pesar de eso su messa voce expresiva sigue siendo parte de su arsenal de canto. Los mejores momentos de Garza se dieron en el dueto de las flores de Lakme, el cuarteto de Rigoletto y el Sexteto de Lucia di Lammermoor. Este último fue la culminación emotiva de una gala bien planeada.

Oscar Martínez volvió a su nivel habitual después de algunos problemas en su Escamillo dentro de la temporada de Ópera de Nuevo León. El barítono interpretó a dueto con Rafael Blázques "cheti cheti immantinente" de la ópera Don Pasquale. Aquí la algarabía cómica de ambos fue notoria y el contraste de las voces deseable. Martínez posee un timbre de vibrato controlado y amplia emisión. La oscuridad y dicción ejemplar son parte de sus cualidades. A pesar de esto debe cantar más Malatestas y papeles belcantistas que Rigolettos o Escamillos.

Blázques me pareció en su elemento al cantar un Don Pasquale más lírico en un rango de bajo-barítono, su voz posee carácter y su atención al texto es impecable. Los matices de caracterización de Blázques son un deleite al espectador. Francamente pensé que su "lacerato spirito" de simon Boccanegra no iba a salir pues tuvo problemas para colocar su voz en la cuerda de bajo cantante. El recitativo tuvo caracter pero la voz no estaba ahí. Afortunadamente el aria compenso cualquier contratiempo y Blázques mostró algunos sobretonos conmovedores en su colorido vocal. Una interpretación llena de gravitas.

El resto del reparto cumplió a medias. De Raymundo Lobo se agradece su compromiso escénico pero no tiene el instrumento profundo para hacerle justicia al "Non piu andrai". De igual forma el tenor Manuel Acosta, que quizá posea el timbre más bello de cualquier tenor regiomontano de los últimos 10 años, dio mal uso a su voz esencialmente lírico-ligera cantando una desarticulada "nessun dorma" (¿acaso es forzoso tener esta aria en el repertorio de todos los tenores?). En contraste su intervención en el cuarteto de Rigoletto mostraron una elegancia de frase y una belleza de timbre que se perdió en otros momentos.

Las charlas previas a cada bloque de selecciones operísticas estuvieron a cargo del director asistente de la OSUANL Raúl Gutierrez. Fueron erráticas en su contenido y desafortunadas en su longitud. Me divirtió su "reinterpretación" involuntaria de la historia de Turandot y el aria "nessun dorma".

Bravo a los dibujos que realizó Hector Carizoza a lo largo de la velada y los cuales estaba en armonía con la música que escuchábamos. Pudimos apreciar su trabajo por medio de algunas pantallas gigantes. La danza contemporánea de Emma Lozano fue seductora en Carmen y Cavalleria pero completamente inadecuada para la obertura en potpurri de Don Pasquale.

En suma, un regalo para el oyente con algunos de los mejores artistas operísticos de Monterrey. Paradójicamente la mayor parte de ellos no estuvieron presentes en el proyecto "local" de Carmen de Bizet. Así están las cosas.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.