Las Bodas de Figaro, una breve introducción para disfrutar las próximas funciones en Monterrey

Este viernes 21 de noviembre a las 20:30 horas se presentará en el auditorio Elizondo el estreno en Monterrey de "Le Nozze di Figaro" de Wolfgang Amadeus Mozart, como cierre de la temporada de la SAT.

Es una pena (vergogna dirían en Italia)la deficiente promoción que ha tenido este suceso artístico que en cualquier ciudad culta del mundo hubiera sido considerado como una de las notas culturales del año. Pero claro, estamos en Monterrey, la ciudad de las carnes asadas y de Puccini. Nos obstinamos en ignorar el arte sublime, la sutileza e inteligencia, el humanismo mozartiano.

La SAT como ya es costumbre en los últimos años apuesta por excepcionales proyectos y pésima publicidad. Parece que les da igual tener 500 personas en el auditorio o 2000. Lo importante es que el TEC financia las temporadas. Diseminar el arte, acercar la cultura a los ciudadanos de Monterrey está en segundo lugar.

El reparto, local en sus papeles principales, no podría mejorarse. Básicamente algunas de las mejores voces de Monterrey se han dado cita en esta ópera que requiere seis voces excepcionales; 2 sopranos, 1 mezzo, 1 barìtono y 2 bajos.

Como gran evento tenemos el regreso de Rosendo Flores a Monterrey para interpretar el papel principal del carismático barbero Figaro quién está a punto casarse con su querida Susanna, interpretada por Cristina Velasco. Yvonne Garza prestará su excepcional voz de soprano lírico a la Condesa y Oziel Garza Ornelas será el voluble conde de Almaviva que pretende seducir a Susanna. La soprano falcon Ivette Pérez interpretará al paje Cherubino quién ayudará a enredar las cosas con sus engaños y disfraces. Finalmente el papel de Basilio quien busca vengarse de Figaro por afrentas pasadas estará encarnado por el bajo Rafael Blázques.

"Le Nozze di Figaro" de Mozart es la primera de las tres grandes óperas buffas italianas que compuso. Esta obra marca también la primera de tres colaboraciones con el libretista y casanova Lorenzo Da Ponte.

Tenemos pocos datos acerca del periódo de composición de la obra. Desafortunadamente toda la correspondencia al respecto entre Mozart y su padre Leopold está perdida. Da Ponte admitió en sus memorias que la idea de componer las Bodas de Figaro fue de Mozart. A pesar del desagrado de José II por la obra, Da Ponte pudo persuadir al monarca de permitir su representación, asegurándole que la pieza había sido purgada de todo lo que pudiera ser considerado ofensivo.

Las intrigas de la corte, especialmente del conde Orsini-Rosenberg no se dejaron esperar; Da Ponte cuenta la anécdota de como el susodicho conde ordena a Mozart retirar las danzas del acto III debido a una prohibición de mostrar ballet en el teatro. Cuando José II asiste a uno de los ensayos y ve una escena absurda sin música, exige la re-incorporación de las danzas.

La obra fue compuesta entre noviembre de 1785 y el 29 de abril de 1786 (no en seis semanas como Da Ponte asentó en su autobiografía).

Michael Kelly, tenor comprimario y primer Basilio de las Bodas de Figar, relata en su autobiografía que el estreno, un primero de mayo de 1786 en el Burgtheater de Vienna, fue todo un éxito. Después de nueve ejecuciones entre mayo y diciembre de ese año la ópera fue retirada de la cartelera tras el éxito de "Una cosa rara" de Martin y Soler, esos vieneses no sabían de música.

Las Bodas de Figaro es una enciclopedia excepcional de música, estructura, forma, poesía, melodía, orquestación, dulzura, tristeza, rabia, triunfo. Pocas óperas han podido escenificar todo el rango de virtudes, experiencias y defectos humanos. Arias, números de conjunto, finales de movimientos encadenados, coros, danza. Mozart consigue con su ópera una "summa operística" antes de que otros grandes compositores de épocas posteriores lo consiguieran; Rossini, Meyerbeer, Wagner, Verdi, Berlioz, Gounod, por mencionar a algunos.

Con las Bodas de Figaro Mozart llega a la cima de su arte en ópera buffa, algo que continuará en sus siguientes tres óperas. Pero lo buffo en Mozart no es pastelazo o cliché de algunos contemporáneos. No, en Mozart es la humanidad, la sublime experiencia de vivir, de existir.

¡Ahora a descubrir la obra y a asistir a las funciones!

Grabaciones Recomendadas:

Para los tradicionales que buscan la mejor grabación con un Figaro barítono

- Taddei, Moffo, Schwarzkopf, Wächter, Cossotto, Giulini, EMI 1960

Para los tradicionales:

- Siepi, Gueden, Danco, Poell, della Casa, E. Kleiber, DECCA, 1955

- Capecchi, Seefried, Stader, Fischer-Dieskau, Topper, Fricsay, DG 1961

Para los tradicionales en la mejor versión más reciente:

- Ramey, Popp, Te Kanawa, Allen, Von Stade, Solti, DECCA 1982

Para los que gustan de lo nuevo e históricamente informado:

- Miles, Focile, Vaness, Corbelli, Mentzer, Mackerras, TELARC 1994

- Regazzo, Ciofi, Gens, Keenlyside, Kirschlager, Jacobs, Harmonia Mundi 2005

Comentarios