Ópera de Nuevo León presenta: Madama Butterfly / La Conclusión de una etapa

El 24 de abril se publicó en algunos medios la noticia de las próximas representaciones de Madama Buterfly: A saber 30 de abril y 2, 3 y 4 de mayo.

Extraoficialmente el reparto de la corrida de funciones es el siguiente:

- Jueves 30 de abril, sábado 2 de mayo y lunes 4 de mayo

Butterfly: Silvia Rizzo

Pinkerton: Carlos Galván

Sharpless: Oziel Garza Ornelas

Suzuki: Ivette Pérez

Goro: Rafael Blázques


- Domingo 3 de mayo

Butterfly: Encarnación Vázquez

Pinkerton: Sergio Blázquez

Sharpless: Oziel Garza Ornelas

Suzuki: ¿?

Goro: Rafael Blázques


Como nos podemos dar cuenta Ópera de Nuevo León ha optado por presentar dos repartos de esta obra. En papel ambos prometen mucho. Se puede decir que el primero es ligeramente más sólido que el segundo y esto en gran medida por la presencia de Silvia Rizzo quien en la actualidad es la Madama Butterfly mexicana, ni más ni menos. Esto no debe servir para restarle el mérito a Encarnación Vázquez, mezzosoprano mexicana de gran carrera y una de nuestras artistas más sobresalientes de los últimos 20 años. El instrumento lírico y flexible de la mezzosoprano le permite cantar cómodamente el papel de Madama Butterfly así que si tienes entradas para el domingo no hay nada que temer.

El segundo reparto, en cuanto a tenor se refiere, supera ligeramente al primero; Carlos Galván seguramente realizará un Pinkerton sólido y estentóreo pero si lo que se busca es escuchar un canto más lírico y con mayores matices probablemente la función de domingo con Sergio Blázquez es la mejor opción. Es interesante señalar que algunos de los mejores Pinkertons de la segunda mitad del siglo XX han sido tenores líricos como Luciano Pavarotti, Nicolai Gedda, Giuseppe diStefano o Jussi Bjorling. También lo cantaron con acierto voces como las de Giuseppe Campora y Cesare Valletti. Es incorrecta la apreciación actual de que Pinkerton debe tener una voz más robusta. Acaso un lírico spinto al estilo de Bergonzi o Domingo.

En cuanto a los personajes secundarios sobresale la presencia de Oziel Garza Ornelas como Sharpless así como Ivette Pérez en Suzuki. No me explico el porqué a Pérez no se le dieron todas las funciones. Su reemplazo del segundo reparto es una mezzo que proviene de la escuela de ópera de la Beba Rodríguez en Saltillo y probablemente ha sido el empeño de Gerardo González, el director musical del proyecto de Ópera de Nuevo León, quien también imparte clases en esta otra ciudad.

Al ver una de las fotos de la rueda de prensa de CONARTE para anunciar dichas funciones no puedo sino notar la cara de cansancio de los organizadores. Ciertamente ha sido un proyecto arduo y difícil y está viviendo el final de su segunda etapa de vida.

Me parece que el respaldar este proyecto ha sido uno de los aciertos de Romeo Flores Caballero, Presidente de Conarte. Contrario a lo que todos pensábamos encontró un nicho en sus sensibilidades personales para acoger al arte lírico.

A pesar de eso Ópera de Nuevo León no ha terminado de consolidarse por algunos detalles de planeación y estructura. Si revizáramos las intenciones iniciales del proyecto nos daríamos cuenta de que en una primera instancia se había concebido sin la intención de crear pequeños cotos de poder como en la actualidad sucede.

En primer lugar no existe una propuesta conceptual qué seguir. Ópera de Nuevo León simplemente monta óperas ad libitum.

Es en el terreno de artistas vocales donde Ópera de Nuevo León ha logrado construir una cierta solidez. Eso a pesar de que debido a los escasos títulos anuales tenemos que ver a los mismos artistas locales participando dentro del proyecto. La OSUANL es un factor sólido y poco a poco Félix Carrasco ha ido construyendo un repertorio. En cualquier caso no sería dañino contar con otra batuta para algunos de los títulos.

Finalmente en cuanto a proyecto se refiere, Ópera de Nuevo León luce desgastado como la foto de los organizadores lo muestra. Flores Caballero ha cometido el error de tornar Ópera de Nuevo León un proyecto político que en una primera instancia había mantenido una sana distancia con el estado. Es cierto que el proyecto(como uno de sus originadores lo sé)gozó del apoyo del gobernador Natividad González Parás pero este se mantuvo al margen. Flores Caballero ha sido menos discreto y ha creído en un equipo de trabajo competente y en algunos casos de larga trayectoria pero que actualmente carece de visión y comprensión del medio operístico actual. Posee una propuesta limitada y carece de un proyecto a largo plazo.

No veremos un proyecto de ópera que trascienda el periodo de seis años si no encontramos una fórmula estructural que permita que la iniciativa privada aporte una parte del presupuesto anual y obtenga parte del control organizativo de este. En la senda actual veremos óperas ocasionales pero no un compromiso por hacer crecer Ópera de Nuevo León. Artistas que en el pasado habían sido críticos de las políticas de Ópera de Nuevo León han sido tranquilizados con algunos papeles en las producciones.

Por más que se hable de que "Nuestra propuesta se está consolidando año con año". Ópera de Nuevo León no es más que un actor ocasional en la vida musical de nuestra ciudad.El proyecto comenzó con dos óperas y seis años después permanece con igual número de propuestas. Esto a pesar de que el público quiere más. Con Madama Butterfly y Tosca, Ópera de Nuevo León habrá concluido una etapa más. Esperemos a ver qué acontece con el proyecto a mediano plazo y que actores se involucran en este en el nuevo sexenio.

Comentarios

Jesús ha dicho que…
Me parece un espléndido artículo. Equilibrado. Constructivo. Al parecer con conocimiento del medio, de las personas, de las instituciones y de la ópera en cuestión.
Mil Gracias

Jesús Suaste
Ricardo Marcos G. ha dicho que…
Maestro Suaste:

Le agradezco mucho su comentario. Le platico que yo fui uno de los creadores del proyecto de Ópera de Nuevo León junto con personas como Fernando Treviño Lozano, Gabriel Rangel, Esteban Valenzuela, etc.

En el pasado he tenido el gusto de hablar por teléfono con usted cuando lo buscamos para que cantara el Papageno tres años atrás.

Le envío mis saludos cordiales desde Monterrey y gracias por darse una vuelta en la Gruta.
Anónimo ha dicho que…
Siempre ha sido y será complicadísmo hacer sobrevivir a la Ópera en Monterrey, y mucho mas cuando no existan promotores amorosos y un proyecto que se ancle aunque sea en nuestras poco profundas raices musicales y vocales. No puede un proyecto de ópera asirse de un paupérrimo movimiento teatral y tampoco puede estar repitiendo patrones mediocres cada temporada en la dirección concertadora.

José Mata
Monterrey Nuevo León
México