The Kids ¿Are all right?


The Kids are all right de Lisa Cholodenko en primera instancia es una propuesta mucho más atrevida y reflexiva que algunos otros filmes comerciales que han sido realizados en Estados Unidos en los últimos dos años. En comparación “Red Social” se nos aparece lejana, profundamente snob y fría. Pero a pesar de que Cholodenko presenta en pantalla algunos de los problemas del postmodernismo el resultado final es ambiguo. Una buena parte del filme me esperanzó a que finalmente tenía ante mí un trabajo políticamente incorrecto. Desafortunadamente esta esperanza se disipó hacia el final. En un punto importante la propuesta desafía las convenciones actuales. Pero el deseo de Cholodenko de encuadrarse dentro del discurso americano hecha por la borda las posibilidades.

Por supuesto que el filme ha sido bien recibido en Estados Unidos con un índice de aprobación de 95% según el sitio de “Rotten Tomatoes” y un 86 de “Metacritic”, además recibió cuatro nominaciones de la Academia incluyendo mejor película. Roger Ebert, ese decano de los críticos de cine estadounidenses, ha aplaudido el diálogo convincente de Cholodenko así como la ligereza del filme. Una comedia construida sobre un triangulo romántico. ¿Pero acaso el tema del lesbianismo debe quedarse en un nivel ligero? Creo que Ebert minimiza cierta profundidad inherente del filme. De entrada el dilema de los dos hijos de la pareja de lesbianas que deciden conocer a su “padre” el donador de esperma. El conflicto que se suscita en la relación de Annette Bening y Julianne Moore cuando la última sostiene una relación extramarital con Mark Ruffalo, el padre biológico de los hijos. ¿Y qué de la nueva relación de los hijos y su padre biológico? El personaje de Ruffalo está tan bien actuado que pronto gana la simpatía del espectador ¿Pero por qué su abrupta desaparición al final del filme?

A pesar de que la pareja de lesbianas aparentemente ha tenido una relación de pareja y familiar ejemplar, hay varios cuestionamientos; ¿Realmente es tan común en Los Ángeles una familia con estas características como para que los hijos se hubieran librado de una cierta estigmatización social? A lo largo de la película estos se presentan con una madurez que a momentos sobrepasa la de sus madres y padre. Cholodenko parece decirnos que existe una identidad sexual rígida ¿o no? Ahí está Moore en una relación aparentemente feliz pero incapaz de resistirse al encanto de Ruffalo.

Hasta ahí teníamos algo políticamente incorrecto. Consciente o no, Cholodenko parecía encaminar su filme hacia una reflexión sobre el rol perdido de la paternidad en los nuevos constructos de pareja y familia. Los hijos se nos pueden presentar felices pero albergan dudas de su progenitor. Hasta en un momento el hijo pregunta el monto recibido por su padre biológico cuando donó el esperma. Hijos convertidos en producto. La película a momentos parece decirnos que esto es “cool”, “fenomenal”, pero las dudas sobre el origen nos dicen lo contrario.

“The kids are all right” se encaminaba a que Moore dejara a Bening por Ruffalo pero ¿Cómo puede ser esto en un filme dónde una pareja de lesbianas está involucrada? Son relaciones de pareja tan normales como las heterosexuales, con los mismos problemas y cuestionamientos. ¿O me equivoco? Extrañamente un no heterosexual puede salir del closet y desequilibrar una familia pero ¿Se podrá dar el caso de la salida del closet de una no lesbiana? Me confundo y “The kids are all right” deja varios cabos sueltos y se queda a la mitad en su discurso. Ni siquiera Ruffalo sabe al final si podrá ver alguna vez más a sus hijos biológicos, a pesar de que en una primera instancia el no fue responsable de su encuentro.

Mejor que la basura usual que nos llega de Hollywood, más ideal para rentarse.

Comentarios