Una entrevista con John Williams


Como bocadillo de fin de año, quisiera compartirles una entrevista que realicé hace unos cuantos años al gran guitarrista australiano John Williams con motivo de su segunda visita a Monterrey. ¿Se acuerdan cuando Radio Nuevo León realizaba los Festivales de guitarra y Música en Otoño? Lo que queda es una miseria...

Debo de confesar que la guitarra no es uno de mis instrumentos más cercanos pero gracias a mi amigo, el maestro Javier Castillo, me he ido acercando a cierto repertorio magistral que incluye por supuesto la obra de Ponce.

Una persona que tuviera un encuentro casual con John Williams y no supiera su profesión definitivamente no lo asociaría con la guitarra, instrumento del que es el más célebre representante de nuestro tiempo. Figura delgada, cabello blanquecino liso y fino, aspecto jovial, conversación en un inglés elegante. John Williams pasaría por ser un pianista de no ser por esa vestimenta casual y desenfadada que va más ad hoc con el espíritu de niño terrible y libre que son los guitarristas. Williams: flemático y latino al mismo tiempo. Sincero hasta la medula, Williams no lo piensa dos veces al comentar que el concierto para guitarra de Villa-Lobos no es tan bueno. “Un gran compositor Villa Lobos pero no para la guitarra”. De igual forma el mexicano Ponce no es su favorito si bien lo respeta, ha tocado sus piezas y hay algunas que las considera de primera línea como el concierto del sur o las variaciones sobre la folía de España pero ha preferido concentrarse en otros compositores menos conocidos.

En lo que fue su primera estancia en Monterrey dentro del marco del Segundo Festival de Guitarra Radio Nuevo León, Williams vino, vio y triunfó. Quisiera compartirte esta entrevista que realicé a Williams el día de su partida a Inglaterra después de su primer contacto con tierras regias.

Williams: ...he pasado un tiempo maravilloso en México, mucha gente encantadora...

R.M.: Da la impresión que a usted le gusta la cultura latina...

Williams: Siempre me ha gustado la cultura latina desde que era un niño, cuando comencé a estudiar en Italia a los doce años y conocí a varios latinoamericanos de Venezuela, Uruguay, Argentina, Colombia, México... tengo un buen amigo guitarrista de México, Jesús Silva, Gustavo López, etc. La música latina y la gente latina es parte de mi vida.

R.M.: Es evidente este gusto a través de sus grabaciones y la forma en que están escogidos sus conciertos... Siempre incluye obras de latinoamericanos...

Williams: Exactamente

R.M.: Sabemos que usted es de Australia, pero también lo vemos como un ciudadano del mundo, sin fronteras... ese es el estilo que proyecta hacia nosotros. Sabemos también que tiene la ciudadanía inglesa...

Williams: Si, vivo en Londres. Viví en Londres desde que era un niño de diez años así que me siento londinense, pero también me gusta Australia como un país independiente y con un carácter personal así que me siento más Australiano que inglés. Pero como tu lo dijiste, una nacionalidad culturalmente hablando es bella... es bello tener una identidad con la cultura, pero tenemos que tener mucho cuidado con el nacionalismo y el patriotismo, el falso patriotismo y el falso nacionalismo ¿entiendes? Las culturas que dicen ser las mejores, es muy peligroso para el mundo...

R.M.: Tenemos dos guerras mundiales como prueba de ello...

Williams: Dos guerras mundiales y tenemos actualmente varias guerras repugnantes en el medio oriente.

R.M. : Le tengo una pregunta obligada, ¿Cómo llego a conocer la guitarra? ¿Cómo fue su acercamiento a la guitarra? o más bien ¿Cómo la guitarra atravesó su camino?

Williams: Bueno... muy sencillo, a través de mi familia. Mi padre era guitarrista y tocaba jazz y música clásica. Me enseño desde los cuatro años y continuó guiándome en la guitarra hasta que tuve la edad de 14 o 15 años, así que era un gran maestro y un gran psicólogo (risa), así que nunca me forzó a practicar ni nada de eso. Solamente me persuadió que la guitarra era una buena idea (risa). Así que fui guiado por él extremadamente bien. Aprendí todo sobre guitarra por el.

R.M.: Entre las personas que conoció en su niñez hubo una muy especial: Andrés Segovia.

Williams: Si... Segovia fue una gran inspiración para mi... cuando tenía... pero no aprendí nada de guitarra de el. Yo aprendí de mi padre. Segovia era una inspiración porque era un gran artista y una gran figura del mundo de la guitarra y cuando yo era joven era muy impresionable y el trató de ayudarme mucho pero hubo problemas con Segovia ¿sabes? estaba un poco celoso de mi padre, el problema usual... Segovia se comportó muy mal con mi familia así que prefiero olvidar eso... Recuerdo a Segovia como un gran artista, gran ejecutante, gran guitarrista... No como un gran maestro, era muy limitado en su entendimiento sobre el gran mundo de la guitarra y era muy crítico de la música popular latinoamericana o cualquier cosa que inspirara buena música como Agustín Barrios Mangoré. Segovia no permitía que su música se presentara en clase. No permitía que alguien interpretara a Mangore u otros compositores venezolanos. Así que hubo varios problemas con Segovia. Difícil de aprender algo de el.

R.M.: Entonces su padre fue tu principal influencia al aprender la técnica de guitarra y posteriormente me imagino que exploró repertorio por su cuenta...

Williams: Bueno, al vivir en Londres hay tantas posibilidades de conocer a músicos de distintos tipos de música... Diferentes culturas internacionales de música. Tuve muchas oportunidades de aprender, fui muy afortunado de obtener ventaja de ello. Conocí a varios músicos de jazz en los 1960s, interpreté mucha música contemporánea y con las dictaduras en Chile y Grecia había muchos músicos como Thoedorakis y Faranduri y conocí a toda esta gente en Londres, así que tuve esta oportunidad de aprender nueva música e interpretarla con distintos músicos.

R.M.: A lo largo de su carrera, usted a tenido una relación especial con varios músicos que hoy son considerados leyendas: Eugen Ormandy, Itzhak Perlman. ¿Nos puede comentar sobre algún músico con el que haya hecho alguna colaboración especial?

Williams: Todos fueron especiales. Uno no puede decir que un amigo sea mejor que otro. En público no puedo mencionar uno sobre otro. Pero lo que si puedo decir con respecto a las oportunidades musicales que exploramos juntos, el dueto con Julian Bream fue el más importante porque interpretamos varios conciertos juntos y grabamos tres discos. Mi colaboración con la cantante de jazz Cleo Lane también fue sobresaliente.

R.M. : ¿Cómo se acerca usted a la música? No solo la música nueva sino el repertorio regular. Sabemos que hay muchos músicos actualmente que ven con malos ojos todo lo que es popular o crossover pero el otro día usted decía que la música puede tener todo tipo de libertad y forma, puede ser folklórica o popular pero esto no significa que sea mala música.

Williams: Aquí hay dos preguntas muy interesantes. Una es una gran pregunta sobre cultura, sobre la gente que estamos en la cultura occidental, sobre la música clásica. Ahora hemos aprendido que la música clásica europea no es la única y seguramente no la mejor, solo es una de varias culturas importantes. Ha habido un cambio importante en los últimos 20 o 30 años, y es un cambio que la historia a provocado y los valores han cambiado y eso es bueno, no es necesario que nos preocupemos mucho por esto porque la música de distintas partes del mundo es diversa y las personas tienen gustos diversos. La segunda cuestión es una cuestión de fusión, la fusión intercultural. A los músicos les gusta aprender unos de otros, si uno tiene la oportunidad de conocer a músicos de distintas partes surge la oportunidad de conocer y compartir. Pero mucho del crossover es comercial y es promovido por las compañías disqueras porque es como una moda, la moda de la ropa, comer, etc. E incluye música de plástico; música creada artificialmente. Puede haber una confusión aquí, muchos proyectos crossover son buenos y valiosos por ejemplo lo que ha hecho Yoyo Ma. Esto es fantástico y es un buen ejemplo de una combinación de interés comercial y cultural. Pero hay varias cosas que no funcionan así... Hay guitarristas(no voy a decir los nombres) que se juntan en torno a un proyecto de una compañía disquera pero se odian unos a otros, es horrible. Hay de todo en este medio.

R.M.: Muchas gracias por su tiempo.

Williams: Gracias a usted.

Williams es el raro ejemplo del humano que nunca termina de aprender y que se desenvuelve a sus anchas en cualquier parte del mundo, pisando firme como quien pisa su propia tierra...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Buena entrevista... ojalá hubiera sido más extensa.