El Mesías de Handel en Porto : Igreja da Lapa 21 de Diciembre de 2007



El Mesías de Handel es una de esas obras inevitables a las que invariablemente regreso por lo menos una vez al año. Su música generalmente cándida y festiva contrasta con la mayoría de sus otros oratorios (mucho más dramáticos y casi-operísticos) y es que el Mesías puede verse como un canto amoroso a Dios, noble y genuino. Si la música de Bach es la sublimación del ser humano a las altas esferas místicas, Handel es el glorificador de la humanidad terrena. Dios habla a través de la música de Bach pero en Handel es el ser humano el que habla con Dios.

Al estar viajando en Portugal durante Navidad no pude evitar la oportunidad de asistir a la presentación del Mesías el 21 de Diciembre en la Igreja da Lapa (Iglesia de Lapa). No esperaba gran cosa pero el costo del concierto (5 euros) me hizo animarme. Estaba prejuiciado a escuchar una presentación amateur pero el entorno me sedujo; La iglesia de Lapa es una obra arquitectónica del barroco tardío con varios elementos neoclásicos. Es un recinto impresionante de una sola nave con capillas laterales, la altura de la nave central es considerable y el altar tiene una anchura significativa dado que la nave se abre sobre este sin alguna columna que limite el espacio. El corazón de Dom Pedro IV reposa en la Iglesia en agradecimiento al pueblo portense.

Cual fue mi sorpresa al encontrarme con un extraordinario coro, mi admiración se acrecentó al enterarme que es una agrupación amateur. El Coro de la Catedral de Porto es un organismo fundado en 1971 y por supuesto tiene un bagaje de varios años pero sus integrantes no se dedican a este exclusivamente. Es un digno descendiente de aquella rica tradición de música polifónica portuguesa de los siglos XVI a XVIII. Las intervenciones del coro mostraron la impecable preparación técnica de su director Eugénio Amorim. La dicción excepcional al igual que la impecable masa sonora, las divisiones pristinas, la coloratura impecable, la claridad de las frases. No tenemos en México algo parecido, es la simple y sencilla realidad. Aquí no hay problemas de sindicatos y de mantener a gente floja e incompetente a costa del resultado artístico. Mención especial merecen las intervenciones de “His yoke is easy”, “All we like sheep”, “Worthy is the lamb” además del célebre “Alleluya”. La fuga del “amen” final pudo sostener los tiempos fluidos que el director franco-estadounidense Marc Tardue imprimió generalmente a lo largo de la velada.

Caso interesante es que el público literalmente abarrotó la Iglesia de Lapa a tal grado que varios tuvimos que escuchar el Mesías de pie una buena parte (a pesar que habían montado tarimas laterales a ambos lados de la nave). Vaya que la música puede atraer personas a la iglesia. Por supuesto en Porto, como en cualquier rincón latino, también hay varios nacos infieles que van a escuchar únicamente el alleluya y que preguntaban desde “rejoice greately” si ya iba a escucharse el celebérrimo número. Al concluir este número no faltó quien aplaudió de pie efusivamente y se marchó. Esto permitió que muchos de los que estábamos de pie pudiésemos sentarnos finalmente.

La Orquesta de cámara de Porto es un ensamble de primer nivel con varios músicos sobresalientes. La interpretación de su director Marc Tardue fue en una escala más o menos acorde con el movimiento historicista no así en la interpretación la cual fue romántica y moderna con portamento generoso pero no excesivo y texturas romantizadas favorecidas por la acústica reverberante de la Iglesia. En cambio los tiempos, salvo una o dos excepciones fueron vitales y la mayoría de los solistas respondió con precisión a tan animada batuta que no careció de una cierta angulosidad característica de los directores que no se han especializado en el repertorio barroco. El único momento en donde me pareció que el tiempo laxo acabó con la tensión del número fue en el aria “But who may abide”.

Los solistas fueron un conjunto homogéneo salvo una notable excepción. En primer lugar vale la pena mencionar la actuación de Annunziata Vestri, mezzosoprano italiana con un inglés excelente. Su interpretación fue expresiva y a momentos poderosa, bella voz oscura. El tenor escocés Thomas Walker mostró un conocimiento profundo del estilo sacro barroco con unas divisiones y fiorituras ejemplares. La voz es ligera y algo blanca, típica de los tenores ingleses especializados en el periodo barroco, sus decoraciones tuvieron buen gusto. Dora Rodríguez, soprano lírica ligera portuguesa mostró una voz generalmente limpia y sorteó con acierto las dificultades de sus números. Su mejor canto se dio en la tercera parte del oratorio. Desafortunadamente el bajo, tan difíciles de encontrar para esta obra, fue un desastre. En primer lugar no se quién le dijo a Raffaele Costantini que era bajo. Su voz tiene algunos destellos baritonales agradables pero no llega a un mi o fa satisfactorio. Estuvo “truqueando” los descensos y la fioritura fue embarrada por todas partes, no staccatos y un fiato insuficiente. Fue un horror escuchar como respiraba entre frases, arruinó completamente “Why do the nations”. Como cereza en el pastel estuvo su dicción terrible, haciendo honor al prejuicio generalizado de que los italianos son incapaces de hablar un buen inglés.

El oratorio fue interpretado en su integridad salvo algunos cortes en la reexposición de las arias de la tercera parte, incluyendo “the trumpet shall sound”. Me parecieron gratuitos dichos cortes e indignos de Handel. Si podemos escuchar música por tres horas seguidas media hora más no hace la diferencia.

De cualquier forma el Mesías de Handel en la Iglesia de Lapa en Porto, Portugal valió la pena porque fui testigo de la tradición coral de este país tan colorido y vivo. Mi reconocimiento al Coro de la Catedral de Porto y a su director Eugénio Amorim.

Comentarios

bixana ha dicho que…
Obrigada (gracias) por esta bela crítica. Sou membro do coro e é bom ver o nosso esforço reconhecido. Peço desculpa, no hablo castellano :-)
Ricardo Marcos G. ha dicho que…
Alexandra(Bixana): Muchas gracias por su comentario a mi crítica. Felicidades por formar parte de tan brillante agrupación. Fue un bello regalo navideño haberlos escuchado en Porto. Por cierto compré un disco de música de compositores portugeses con ustedes.
Anónimo ha dicho que…
Muchas gracias por su critica a la presentación del Messias el 21 de Diciembre 07.
El Coral de la Catedral de Oporto há sido fundado en 1 de Marzo del 1971.
Yo soy miembro del Coral desde el 20 de Octubre de 1971.
El Coral ha passado a ser parte de mi vida.
És muy importante, pero dificil, cantar e sentir con amor lo que cantamos.
És dar un poco de nosotros.
És bueno sentir que quien nos oye se queda, en cierta manera, tocado por lo que oye e vêe.
Es nuestra preocupación hacer más e mejor.
Gracias

Maria Isabel Milheiro